Motivos por los que sus plantas no florecen

¿Sus plantas no florecen como deberían? Vamos a explicarles los posibles motivos por los que una planta no da las flores que esperaba de ella. Son muchos los factores que influyen negativamente y vamos a repasarlos en esta guía.

Razones de que las plantas no crezcan

Hay muchos motivos por los que una planta no produce sus flores; o si lo hace, las muestra con aprensión.

Antes de nada, hay que mencionar que cada planta tiene sus propias peculiaridades -solo se puede generalizar en ciertos puntos-. Se ha de considerar el tipo de suelo, la cantidad de luz, el agua, la humedad ambiental, los nutrientes o la temperatura que alcanzan a aguantar. Si elude sus necesidades básicas, es bastante probable que el ejemplar muera.

#No reciben luz

Sin luz las plantas no pueden llevar a cabo la fotosíntesis. A partir de este fenómeno natural las plantas pueden fabricarse su propio alimento. Combinando el carbono atmosférico con el hidrógeno del agua, pueden formar las cadenas de hidratos de carbono que tanto necesitan.

Por consiguiente, si la luz les fuese insuficiente, les faltaría energía para desarrollar sus funciones más básicas. Una floración nula o escasa es una reacción lógica en cualquier ejemplar afectado por la falta de luz, porque centrarían sus reservar a sobrevivir, ya que el florecimiento les supondría un lujo innecesario.

Si la privación de luz se mantiene en el tiempo, la vida de la planta corre serio peligro. Si las enfermedades o plagas no vencen sus bajas defensas, acabará pereciendo por la falta de reservas.

motivos plantas no crecen

#Ausencia de nutrientes

La carencia de nutrientes constituye otro de los motivos por los que una planta produce una cantidad inferior de flores a lo normal. En concreto, la falta de potasio y fósforo puede implicar un retraso en la floración o que las flores sean de escasa calidad o tamaño. Asimismo, influirá en el futuro crecimiento de sus frutos.

Los excesos de nutrientes tampoco son buenos. Por ejemplo, demasiado nitrógeno podría impedir la floración.

#Riego inapropiado

No es necesario decir que la falta de agua es menos deseable aún, ni para su floración, ni para sus frutos. Un escaso riego implica el debilitamiento de la planta, la pérdida de sus hojas, flores, o peor aún, su fallecimiento.

Aunque, por impedir quedarse corto, no vaya a pasarse, porque únicamente logrará pudrir las raíces o ayudar a la multiplicación de hongos. Riegue en su justa medida.

#Poda errónea

La poda en momentos inoportunos constituye otra de las circunstancias que puede perjudicar al proceso de floración. Le conviene saber las fechas en las que florecen sus plantas, así cómo donde se crean las yemas florales, como paso previo a aventurarse con las tijeras.

Con tal perspectiva podríamos pensar que, ante la sospecha de no saber como actuar, lo mejor es la inacción. No obstante, en la mayor parte de las plantas de flor -como jazmines o rosales- conviene como mínimo quitar las ramas viejas (las que no van a florecer) y, por descontado, quitar las flores ya marchitas.

#El frío

Las heladas constituyen las enormes enemigas de muchos árboles frutales. Si el clima donde vive es proclive a las heladas (escasas, pero no inexistentes en Madrid), es mejor que escoja flores que sufran menos en estos tiempos; si no, las perderá o resultarán dañadas.

Además de la variedad y la especie, las condiciones del tiempo y la latitud también son muy influyentes. No es lo mismo si se encuentra próximo a la costa o en la zona mediterránea que en el centro o norte de la península. Las flores terminan por aparecer hasta con un mes de diferencia.

#Enfermedades y plagas

Una planta débil, por cualquiera de las razones que hemos mencionado, tendrá más complicaciones para florecer. Desde luego, las enfermedades o plagas pueden participar asimismo en este decaimiento.

#La edad del ejemplar

Cuando vemos que la planta lleva mucho tiempo sin darnos flores, puede deberse simplemente a que ya no es tan joven o quizás haya alcanzado su senectud. Las plantas, al igual que el resto de seres vivos tienen sus tiempos y, en función de la especie, tardan más o menos en comenzar la producción de sus flores.


Cómo ha podido comprobar, no podemos decir que exista una única razón a la que echarle las culpas. Simplemente se trata de conocer las plantas de su jardín, para aportarle en su justa medida lo que necesitan. El secreto reside en que las plantas se encuentren en condiciones ideales para llevar a cabo la floración.

En nuestros servicios de jardinería en Madrid, nos hemos encontrado con jardines muy descuidados, debido a que el cliente no tenía conocimiento sobre estos asuntos. Si desea tener su jardín en perfecto estado y desea que, tanto sus plantas den flores como los árboles frutos, no dude en ponerse en contacto con nosotros.